No somos estatuas, oscilamos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Franck Maze   
Domingo, 29 de Junio de 2014 12:46

Un sistema mecánico sometido al efecto de la gravedad necesita, para su estabilidad, que su centro de masas se proyecte en el interior de su polígono de sustentación.

La superficie del polígono de sustentación de un ser humano es del orden de 0,1m2. Mantener el equilibro sobre dos puntos de apoyo con un polígono de sustentación tan reducido y recibiendo el efecto de multitud de fuerzas perturbadoras, no es sencillo.

Para mantener este equilibro, nuestro cuerpo dispone de un complejo Sistema de Control Postural (SCP) compuesto por diversos sistemas fisiológicos que recogen información sensorial (visual, vestibular, táctil o propioceptiva) y por determinados componentes del Sistema Nervioso Central (SNC) que procesan esta información y elaboran órdenes de ejecución dirigidas principalmente hacia los músculos.

LAST_UPDATED2